Colombia, una mirada al futuro desde la COP28 en Dubái

Por Laura Almanza y María Alejandra Pinilla.

Tomado de la Agencia Joven de Noticias- AJIN. Ver artículo acá.

Desde que la Convención Marco de Naciones Unidas por el Cambio Climático en su edición 28 -de ahora en adelante COP- dio inicio en la ciudad de Dubái, Emiratos Árabes unidos, los anuncios no se han hecho esperar y se ha destacado lo pronunciado por el presidente de Colombia, Gustavo Petro Urrego, no ha dejado de sorprender, en esta ocasión, el 1 de diciembre en la reunión de Alto Nivel para Jefes de Estado.

Durante la reunión de Alto Nivel para Jefes de Estado del 1 de diciembre, resaltó la importancia de una transformación del sistema financiero mundial y posicionó una hipótesis contundente respecto al futuro de los Derecho Humanos y la democracia como elementos a rescatar frente a la actual crisis climática, que se ha caracterizado por la omisión y evasión de responsabilidades por parte de los Estados con mayores emisiones.

También destacó la existente desigualdad social a nivel mundial que expone el arraigo a las economías basadas en combustibles fósiles que han generado y promovido una acumulación de riqueza desproporcionada que se relaciona con el aumento de las emisiones de CO2. Esto se debe a que, quienes más consumen son quienes más contaminan, lo cual ha impedido el cumplimiento de las obligaciones adquiridas por los Estados en el Acuerdo de París e incluso, ha generado un aumento de las emisiones en un 12%.

“(…) el capitalismo de los países ricos se resiste a desvalorizar la riqueza propia de sus sociedades, basada en la producción de emisiones de carbono” Gustavo Petro en la COP28.

En ese sentido, desde una perspectiva de reflexión posiciona al sistema financiero mundial como el gran disruptor y obstáculo a vencer para la justicia climática y social, pues indica que ha generado incentivos mayores que la vida misma, prometiendo riquezas ilimitadas a costa de una fuerza de trabajo ajena, en dónde todas las formas de vida se han visto afectadas. Por ello, señala que la financiación es el deber de los países del norte global, debido a que son los que históricamente han generado mayores índices de contaminación.

“(…) el consumo de la humanidad al basarse en carbono, es un consumo basado en la muerte de la humanidad” Gustavo Petro en la COP28.

Una mención que para algunos puede parecer intuitiva y quizá banal, empero, resalta que más allá de un flujo continuo de capital económico para afrontar la crisis climática. Se debe comprender que este tráfico no se ha instaurado debido a que, quienes detentan esta capacidad económica no perciben estas inversiones con retorno de ganancias y por ello, se vuelve necesario un cambio de percepción de la transferencia de riqueza.

Sin embargo, las cosas serían más sencillas si no fueran más allá de un tema financiero. Al respecto, el presidente señaló el cómo la nula transferencia de riqueza afectará al cumplimiento de derechos humanos, pues, a menor inversión mayor riesgo de pérdidas ambientales, lo cual generará éxodos masivos de pueblos desde el sur hasta el norte desatados por la crisis climática. Para ejemplificar lo anterior, hizo un paralelo entre la situación actual del pueblo Palestino y la trasgresión sistematica de derechos que estos han recibido.

“(…) sin trasferencia de riqueza del norte al sur incrementaron el éxodo de los pueblos del sur” Gustavo Petro en la COP28.

Es así, como ante la posible migración climática masiva es evidente que las mayores consecuencias de esta actual crisis climática se verán, vivirán y sufrirán en los países con menos ingresos económicos, los países cuyos recursos fueron saqueados, vendidos y exterminados, eliminando con estos la posibilidad de crear una vida, una historia y una comunidad en el territorio anhelado.

Por todo lo anterior, la delegación de Colombia encabezada por el presidente Petro se encamina hacia una transformación colectiva estratégica con las siguientes acciones:

Terminación de la firma de contratos de exploración y explotación de recursos fósiles.
Desmantelamiento al subsidio de la gasolina.
Promoción de la prohibición mundial del fracking.
Manifiesto de la reestructuración del sistema financiero mundial, el cambio de deuda pública por emisión de derechos especiales de giro que financien los planes de mitigación y adaptación a la crisis climática.
Reforma de las Naciones Unidas.
Unión formal por parte de Colombia al bloque de Estados-Nación que busca negociar un tratado de No Proliferación de Combustibles Fósiles.
Con esto estipulado, este país latinoamericano ha logrado demostrar una posición cooperativa y crítica, además de convertirse en el primer país de América Latina y gran productor de carbón y gas en unirse a este bloque. Quienes lo conforman, esperan estipular un tratado que será complementario a lo ya pactado en el Acuerdo de París que permita establecer mecanismos hacia una transición energética mundial y justa, promoviendo la vida antes que la producción masiva.
“(…)Colombia espera la unidad de los países del sur en torno a salvar la vida en el planeta y la existencia humana” Gustavo Petro en la COP28.