COP28: La biodiversidad salvará al mundo

La conservación y protección de la biodiversidad se ven cada vez más comprometidas por las actividades humanas. La economía mundial depende de la naturaleza y los servicios ecosistémicos que esta nos brinda, por lo que el reconocimiento de la importancia de las Soluciones Basadas en la Naturaleza debe ser un tema central en la COP28.

Por Francesca Roseo

Tomado de la Agencia Joven de Noticias – AJIN. Ver artículo acá.

Traducido por Tatiana Chaparro

¿Qué es la biodiversidad?

Comencemos con las definiciones: según la Treccani, la biodiversidad es “el conjunto de diferenciación, variación y complejidad de la vida en la Tierra”. El término biodiversidad, o diversidad biológica, se utiliza para describir la inmensa variedad y variabilidad de los organismos vivos, como bacterias, plantas, animales y personas, y sus interacciones dentro de los ecosistemas en los que viven. Se estima que hay 8.7 millones de especies de plantas y animales que viven en la Tierra, de las cuales solo se han identificado y descrito 1.2 millones. Comprender el papel central que las actividades humanas tienen en alterar el delicado equilibrio de la biodiversidad y su declive es fundamental si realmente queremos contrarrestar el cambio climático.

¿Por qué nos afecta?

Los organismos vivos que interactúan entre sí en el entorno en el que viven tienen una fuerte influencia en la estabilidad y funcionalidad de los ecosistemas, cuya protección es fundamental para nuestra supervivencia. Las actividades humanas han transformado y degradado los entornos naturales en todo el mundo, al punto de alterar tanto los ecosistemas que los hacen inhabitables debido a la sequía o eventos climáticos extremos. Como resultado, muchas personas se han visto obligadas a abandonar los lugares donde vivían.

En Pakistán, las inundaciones se están volviendo cada vez más intensas y frecuentes: solo entre agosto y septiembre de 2022 causaron la muerte de más de 1700 personas y dejaron a 33 millones sin hogar, muchos se vieron obligados a migrar en busca de tierras más seguras. Este año, a los habitantes de Tuvalu, un pequeño archipiélago que se volverá inhabitable en los próximos ochenta años, se les ofreció trabajar y vivir en Australia. Una propuesta agridulce ya que Australia resulta ser uno de los países con la tasa más alta de emisiones per cápita y, por lo tanto, directamente responsable del cambio climático que está causando el aumento del nivel del mar que hará desaparecer a Tuvalu del mapa.

Servicios ecosistémicos

A veces lo olvidamos, pero las personas en todo el mundo dependen de los diversos beneficios proporcionados por la naturaleza, que, en una perspectiva totalmente utilitarista, se han denominado “servicios ecosistémicos”. Estos servicios gratuitos proporcionados por la naturaleza se dividen en cuatro grandes categorías:

1. Soporte vital: servicios necesarios para la producción de todos los demás servicios, como la formación del suelo, el ciclo de nutrientes y la producción primaria.

2. Suministro: productos obtenidos de los ecosistemas como agua potable y alimentos.

3. Regulación: beneficios obtenidos del proceso de regulación de los ecosistemas, como la regulación de las temperaturas y las mareas, la purificación del agua, la captura de carbono y la polinización.

4. Culturales: incluye todos esos beneficios no materiales (psicológicos y espirituales) que se pueden experimentar al estar en contacto con la naturaleza.

Principales factores de amenaza para la biodiversidad y los ecosistemas

El impacto antropogénico, tanto directo como indirecto, es el principal culpable de la pérdida de biodiversidad y ecosistemas. Las actividades humanas han alterado el 70% de las tierras emergidas, reducido el hábitat de muchas especies y llevado al borde de la extinción a más de un millón de animales y plantas. Los principales factores de amenaza para la biodiversidad son principalmente cinco, a los que se suman la hibridación antropogénica y la propagación de enfermedades. Aquí están:

1. Uso del suelo: la expansión de la población humana y sus actividades está causando la fragmentación y destrucción de los hábitats naturales.

2. Cambio climático: el aumento de la concentración de gases de efecto invernadero debido al uso insostenible de los combustibles fósiles y la degradación de los entornos naturales han modificado el clima a nivel global.

3. Contaminación: la forma menos visible (pero también la más extendida) de amenaza y deterioro de la biodiversidad es la contaminación debido al uso de herbicidas, pesticidas, fertilizantes, vertidos industriales, productos químicos y emisiones de automóviles e instalaciones industriales.

4. Sobreexplotación de poblaciones y especies: el enfoque destructivo hacia el medio ambiente a través de la explotación de recursos naturales y animales ha causado la reducción y desaparición de especies y hábitats a nivel global.

5. Introducción de especies alienígenas: la presencia de especies no autóctonas ha aumentado debido a la globalización y puede ocurrir mediante introducción intencional, accidental o secundaria, representando una grave amenaza para las especies naturalmente presentes, causando en algunos casos su desaparición.

Soluciones Basadas en la Naturaleza (NbS): ¿Qué son y por qué se habla de ellas en la COP28?

Las Soluciones Basadas en la Naturaleza (NbS) son enfoques y estrategias que ponen a la naturaleza en el centro de la lucha contra los cambios climáticos y son instrumentos fundamentales para contrarrestar la pérdida de biodiversidad y la degradación de los ecosistemas. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN), presente en la COP28 en el Pabellón “Unite for Nature”, define las NbS como “acciones para proteger, gestionar de manera sostenible y restaurar ecosistemas naturales o modificados que aborden los desafíos de la sociedad de manera efectiva y adaptativa, proporcionando simultáneamente beneficios para el bienestar humano y la biodiversidad”.

Estas soluciones se centran en aumentar, restaurar y valorizar los ecosistemas con el objetivo de generar una serie de beneficios y servicios ecosistémicos, tales como la reducción de la contaminación, la regulación del clima, la disminución de desastres ambientales y la mejora de la calidad de vida. Su papel es cada vez más reconocido por los gobiernos, las empresas y la sociedad civil, y la COP28 será una ocasión importante para resaltar la necesidad de incluir en las políticas la gestión y conservación de la biodiversidad y los ecosistemas, no solo para proteger nuestra salud, sino también nuestro futuro.