COP28: Niños, invisibles en las negociaciones climáticas

La Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Clima en Dubái representa una nueva oportunidad para que los derechos de los niños, incluido el derecho a la participación, se integren en las acciones climáticas.

Por Paulo Lima

Tomado de la Agencia Joven de Noticias- AJIN. Ver artículo acá.

Traducido por Tatiana Chaparro

Un número creciente de niños se ve obligado a abandonar sus hogares debido a eventos climáticos extremos. Hasta ahora, han permanecido en gran medida invisibles y a menudo desprotegidos. Según el informe “Niños desplazados en un clima cambiante”, publicado por UNICEF en octubre de este año, en promedio, 20,000 niños fueron desplazados cada día en los últimos seis años debido a eventos climáticos. Según Save the Children, en 2022, más de 27 millones de niñas y niños padecieron hambre y desnutrición debido a eventos climáticos extremos en países gravemente afectados por la crisis climática, un aumento del 135% en comparación con el año anterior. La mayoría de estos países se encuentran en el Cuerno de África, con Etiopía y Somalia albergando aproximadamente la mitad de los 27 millones de niños que sufren de hambre.

A pesar de representar un tercio de la población mundial, llegando a ser la mitad en algunos países más expuestos a los impactos climáticos, los niños son descuidados en las acciones para combatir la crisis climática. Según UNICEF, más de mil millones de niños viven en áreas de riesgo climático extremo, pero solo el 2.4% de la financiación de los principales fondos climáticos multilaterales se considera sensible a ellos.

En un artículo que informa sobre sus actividades de promoción y cabildeo en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP28) en Dubái, el Instituto Alana destaca que los niños también son prácticamente invisibles en las Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDC), con menos del 50% priorizando a niñas y niños. Las NDC son objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero establecidos para cada país en el Acuerdo de París de 2015.

Según Alana, la COP28 en Dubái representa una nueva oportunidad para integrar los derechos de los niños, incluida la participación, en las acciones climáticas y en las negociaciones de la UNFCCC (Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático). A través de sus negociadores, los países tendrán la oportunidad de colocar a los niños en el centro de las decisiones para combatir el cambio climático y fortalecer las respuestas a otras cuestiones relevantes para sus derechos, como la inseguridad alimentaria y hídrica, la contaminación del aire, la pérdida de biodiversidad, la pobreza, los desplazamientos forzados y la falta de atención médica y educación.

Solo en la COP27, 30 años después del inicio de los debates de la UNFCCC, los niños y jóvenes fueron reconocidos formalmente como agentes de cambio. El texto aprobado en Egipto recomienda la presencia de niñas y niños como representantes y negociadores en las delegaciones nacionales y en la concepción e implementación de políticas y acciones para combatir el cambio climático. Sin embargo, hasta ahora, no se ha tomado ninguna decisión específica centrada en su protección.

Coalición por los derechos de los niños

En Dubái, la Iniciativa de Derechos Ambientales de los Niños (CERI), una coalición global por los derechos ambientales de los niños de la cual forma parte el Instituto Alana, coordinará políticamente el Plan de Acción para los Niños (Children’s Action Plan), que necesita el respaldo de la ONU y otras partes interesadas para hacer valer los derechos de los niños y del medio ambiente y continuar el trabajo.

“Incluir a los niños en las discusiones y declaraciones refuerza la urgencia de abordar los derechos, la equidad intergeneracional y promueve el reconocimiento de otras partes sobre este tema. Otro punto crucial es distinguir, en los debates y documentos, a los niños y jóvenes en el enfoque de los desafíos, vulnerabilidades y problemas específicos que enfrentan”, señala el comunicado de la coalición.

La coalición global por los derechos ambientales de los niños propone a los negociadores de la COP28 una serie de iniciativas para hacer de los niños una prioridad en el debate climático. Veamos algunas.

En el texto final

Reconocer la vulnerabilidad específica de los niños y sugerir al SBI, el órgano de implementación, promover el diálogo entre expertos sobre niños y cambio climático en el SB60, en junio de 2024.

Balance Global

Solicitar que se recopilen datos por edad y género para su uso y divulgación, además de incluir medidas que garanticen los derechos de los niños en las acciones y políticas climáticas, incluidas las NDC. También enfatizar la necesidad de una participación significativa y segura de los niños en los procesos de toma de decisiones a todos los niveles.

Financiamiento climático

Una revisión completa del Comité Permanente de Finanzas (SCF) para garantizar los derechos de los niños. Integrar disposiciones relacionadas con los derechos de los niños en el trabajo de los Fondos y en la asistencia a los países en desarrollo en el cumplimiento de sus compromisos en las acciones climáticas, a través de asesores de las entidades operativas del Mecanismo Financiero de UNFCCC. Incorporar ventanas de financiamiento específicas para los niños y buscar resultados sensibles al género dentro del nuevo objetivo global de financiamiento climático (NCQG).

Adaptación

Dentro del Objetivo Global de Adaptación (GGA), avanzar en estrategias centrándose en los derechos de los niños e identificar objetivos globales por tema.

Pérdidas y daños

Incluir los derechos de los niños en la gobernanza financiera de las pérdidas y daños y en los procesos de toma de decisiones, contribuyendo a respuestas más equitativas y efectivas.

Transición justa

Dar prioridad a la acción climática que proteja el derecho de los niños a un entorno saludable, implementar estrategias de protección social que tengan en cuenta a los niños y la erradicación del trabajo infantil, y reconocer el valor de la economía del cuidado.

Agricultura, pesca y seguridad alimentaria

Considerar los derechos de los niños en la producción y consumo de alimentos, la nutrición, además de los derechos culturales, y garantizar que la acción climática basada en los océanos también promueva la protección de los derechos de los niños.