De la COP28 a la COP cero

En este artículo, el periodista ambiental cuestiona si realmente queremos que la próxima sea la COP29. Y si el próximo año tenemos de nuevo la COP27. Y luego otra vez la COP26, continuando hasta la COP cero, ¿como una cuenta regresiva?

Por Ferdinando Cotugno

Tomado de la Agencia Joven de Noticias – AJIN. Ver artículo acá.

Traducido por Tatiana Chaparro

Estar dentro de la COP en estas semanas es como estar dentro de una nave espacial. Esto no es solo un experimento diplomático, sino también un experimento humano. Cien mil personas se reúnen cada año durante treinta años en un país diferente para resolver el mayor problema que la humanidad ha enfrentado. Una comunidad que se expande cada año y se vuelve más extraña: frente a mí, un chico gesticula enérgicamente frente a un micrófono; hace un rato, vi a un chico disfrazado de Papá Noel dando una conferencia de prensa improvisada para periodistas que querían escucharlo; otro viene todos los días vestido como ciclista, todo de verde, comenzó en abril para estar aquí, pedaleando desde Alemania. Hay reglas no escritas que todos respetan. Por ejemplo: si ves a alguien durmiendo en el suelo, déjalo dormir, no hagas ruido.

Cada vez creo más que también deberían subir a bordo escritores, directores, músicos para ver lo que sucede adentro y transmitirlo, tanto en caso de victoria como de derrota. También pensé en los números. Ayer estaba diciendo que aún no sabemos dónde será la COP29, ya sea en Bulgaria, Azerbaiyán, Bonn o en la Luna. Luego, en un momento de fatiga psicodélica, pensé: ¿realmente queremos que la próxima sea la COP29? ¿Quién decidió que los números deben crecer necesariamente infinitamente? ¿Y si el próximo año tenemos de nuevo la COP27? Y luego la COP26 de nuevo, continuando hasta la COP cero, como una cuenta regresiva.

Quizás debamos reconocer que no hemos tomado lo suficientemente en serio la urgencia de este proceso; los números crecientes reconfortan, es como plantar algo y esperar a que crezca. Tal vez necesitamos un reloj de arena y el verdadero sentido de angustia que solo proporciona una cuenta regresiva. La COP cero tendría lugar alrededor de 2050, justo cuando tendremos ideas mucho más claras sobre si hemos logrado realmente reducir las emisiones a cero o no. Y tal vez, en la COP cero alrededor de 2050, ya no necesitaríamos negociar; simplemente podríamos hacer lo que merecemos, una celebración generalizada, con barriles de petróleo vacíos, pozos cerrados, depósitos liberados, donde solo hablaríamos de adaptación, ya no de mitigación porque finalmente habríamos mitigado. Si tienes ideas para esa fiesta, házmelo saber. Mientras tanto, esta es la edición número 7 de Areale, desde Dubái, comenzamos.

* Artículo originalmente publicado en el boletín “Areale” sobre el medio ambiente por Ferdinando Cotugno. Cotugno es un periodista especializado en clima, medio ambiente, ecología y bosques. Tiene un podcast sobre bosques italianos, “Ecotoni”, y sobre el mismo tema, publicó el libro “Bosco Italiano” (Mondadori, 2020). También es autor de “Primavera ambientale. L’ultima rivoluzione per salvare la vita umana sulla Terra” (Il Margine, 2022).