El nexo entre el cambio climático y la salud mental entra en discusiones de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático por primera vez

Un evento paralelo en la COP28 aborda los riesgos climáticos para la salud mental y el bienestar psicosocial, y cómo mejorar las oportunidades de apoyo y empoderamiento de las poblaciones afectadas

Por Lavinia Laiti

Tomado de la Agencia Joven de Noticias – AJIN. Ver artículo acá.

Traducido por Tatiana Chaparro

En la primera COP que incluye una sesión de trabajo de un día dedicada al tema de la salud humana, el nexo entre el cambio climático y la salud mental no pudo dejar de recibir la atención adecuada. El cambio climático resulta tanto en eventos extremos catastróficos, como huracanes, inundaciones e incendios, que causan pérdida de vidas y bienes materiales, como en amenazas más lentas, como la alteración de los ecosistemas naturales, la inseguridad alimentaria e hídrica y la pérdida de aspectos culturales. Estos también tienen impactos negativos medibles en la salud mental y el bienestar psicosocial, exacerbando muchos factores de riesgo. El Instituto Universitario de las Naciones Unidas para Estudios de Integración Regional Comparada (UNU-CRIS) patrocinó un evento paralelo en la COP28 titulado “Cambio Climático y Salud Mental: Comprender Riesgos y Potenciar Oportunidades” el 4 de diciembre de 2023.

Numerosas charlas proporcionaron ideas para mejorar la comprensión de las interconexiones entre el cambio climático y la salud mental y reconocer los riesgos de adaptación y las oportunidades para las poblaciones afectadas desde las perspectivas de políticas, prácticas proambientales, contextos geográficos y culturales, y la intersección de género, edad y estatus socioeconómico. Los oradores prestaron especial atención a la integración del conocimiento moderno y tradicional y al empoderamiento de las comunidades afectadas.

Experiencias de iniciativas comunitarias del Sur Global

La sesión, moderada por la Dra. Nidhi Nagabhatla (UNU-CRIS), comenzó con algunos ejemplos de interesantes iniciativas internacionales que combinan efectos negativos contrastantes en la salud mental con acciones de adaptación comunitaria destinadas a crear una mayor resiliencia y oportunidades.

Destaca entre ellas el proyecto “Viudas de tigres como empresarias piscícolas” de la Fundación Green Hope (una organización sin fines de lucro canadiense que trabaja en 28 países de todo el mundo), implementado en los Sundarbans, el bosque de manglares más grande del mundo en la frontera entre Bangladesh e India. Aquí, las “viudas de tigres”, mujeres que han perdido a sus esposos en ataques de tigres y se encuentran en una situación precaria, son ayudadas a convertirse en empresarias piscícolas repoblando estanques locales con especies autóctonas. De esta manera, pueden proporcionar nuevamente una fuente estable de sustento para sus familias mientras regeneran la biodiversidad acuática local. Los ataques de tigres son cada vez más frecuentes en la zona debido a la reducción de su hábitat y la escasez de recursos impulsada por la crisis climática, lo que provoca que poblaciones más pobres se muden a los territorios de Sundarbans, con un aumento alarmante de los conflictos entre humanos y felinos. La comunidad local también participa en operaciones de restauración de manglares costeros, una solución basada en la naturaleza que contrarresta el cambio climático de dos maneras: los manglares tienen una gran capacidad para capturar y almacenar carbono (hasta cuatro veces más que en otros bosques tropicales), reteniendo el suelo costero fangoso; y los manglares desempeñan una función protectora importante contra los daños causados por las marejadas y las inundaciones de tormentas cada vez más frecuentes.

“Siembra tu propia comida”, por otro lado, se dedica a los niños de las escuelas de Surinam, América del Sur, a quienes se les enseña a cultivar alimentos de manera sostenible en sus hogares. Esto permite a los niños experimentar su capacidad para tomar medidas y crear cambios, así como empoderarlos, aumentar su conexión con la naturaleza y, lo más importante, ayudarlos a ellos y a sus familias contra la inseguridad alimentaria debido a los efectos del cambio climático.

La necesidad de una mayor integración entre las políticas de salud mental y climáticas

La segunda parte del evento se centró en integrar el apoyo a la salud mental en las políticas climáticas y los sistemas de salud existentes, reducir las vulnerabilidades, implementar enfoques comunitarios y multisectoriales y desarrollar programas de salud informados sobre el cambio climático.

Marianne Overton, del Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CEMR) y consejera del condado de Lincolnshire (Reino Unido), informó cómo en su experiencia en Gran Bretaña estamos viendo un aumento de casos, incluidos casos graves, de niños y jóvenes, así como adultos, que sufren trastornos como el síndrome de estrés postraumático y la eco-ansiedad debido al cambio climático, agregando que debido a la disminución de los recursos financieros, las autoridades locales no pueden garantizar una respuesta adecuada. Según Overton, se necesita más trabajo en la fase crítica de prevención, alerta e información a la población, haciendo un mayor uso del papel vital de las redes comunitarias, que a menudo son promotoras de acciones cruciales de autoayuda, en sinergia con los gobiernos locales.

En Canadá, donde los grupos más vulnerables a los efectos del cambio climático incluyen a los pueblos indígenas, la Estrategia Nacional de Adaptación al Cambio Climático ha incluido recientemente evaluaciones de riesgos y medidas específicas, especialmente para gestionar los impactos del calor extremo en personas con problemas de salud mental.

Charlotte Scheerens, de la Universidad de Gante, informó sobre los impactos causados por la falta de preparación durante las inundaciones que afectaron Europa del Este en 2021, cobrándose 37 vidas solo en Bélgica. Un cuestionario de investigación reveló el impacto severo en la salud mental de médicos, enfermeras y bomberos involucrados en la gestión de emergencias, así como las dificultades que enfrentaron las personas para acceder a los medicamentos necesarios y el estrés, tanto mental como financiero, que afectó a quienes lo perdieron todo y no aseguraron sus propiedades y hogares.

Las conclusiones fueron confiadas a Diarmid Campbell-Lendrum, director de la Unidad de Cambio Climático y Salud de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien citó las recomendaciones políticas de la OMS publicadas en 2022 (“Salud Mental y Cambio Climático: Resumen de Políticas”, https://www.who.int/publications/i/item/9789240045125), que instaban a realizar todos los esfuerzos para cerrar la brecha entre las necesidades de salud mental y la accesibilidad efectiva a los sistemas de salud para la respuesta y el apoyo, principalmente mediante la integración de consideraciones específicas en las políticas de salud y una mayor inversión en investigación y recopilación de datos y evidencia. Finalmente, Campbell-Lendrum mencionó cómo el origen del conocido movimiento juvenil ambiental Fridays for Future, creado por Greta Thunberg, radica precisamente en la búsqueda de una respuesta efectiva a un problema de salud mental causado por el cambio climático.

¿Y en Trentino?

Incluso en Trentino, el problema de la propagación de la eco-ansiedad no ha pasado desapercibido, especialmente entre los jóvenes. Frente a informes de docentes en escuelas de todos los niveles y la relevancia de este fenómeno, APPA, la Asociación Viração&Jangada y MUSE promovieron juntas un proyecto experimental, “Circolo Climatico”, en 2022. Basándose en la experiencia de los grupos de autoayuda, los participantes siguieron un camino compartido de educación y conciencia para gestionar las “emociones climáticas”, incluso con el apoyo de expertos en cambio climático y un psicólogo capacitado. El proyecto, ahora en su tercera edición, se dirige principalmente a adultos jóvenes de 18 a 35 años.

Como parte de las actividades para desarrollar la futura Estrategia Provincial para la Mitigación y Adaptación al Cambio Climático, coordinada por APPA, se ha implementado una formación compartida con el Departamento de Salud y Política Social y la Agencia de Servicios de Salud Provincial, que ha incluido los riesgos de salud mental entre los riesgos prioritarios para identificar medidas de adaptación apropiadas.